Preguntas Frecuentes
Buscar   Regreso a las preguntas
¿Cual es tu colchon ideal?
    El primer concepto que hay que tener claro a la hora de disponer la adquisición de un nuevo colchón, es que la compra de un colchón no es un gasto para la economía doméstica, sino que es una inversión en salud, y por ello debe de ser estudiada de manera muy detallada.

Sin embargo, no se puede pretender que con la simple compra de un colchón se vayan a resolver todos los problemas de sueño o de insomnio, ya que éstos están tanto o más relacionados con los hábitos de vida que con la mayor o menor calidad del colchón. Por ello, no se pueden crear expectativas excesivas referentes al colchón que se va a adquirir.

Los expertos consideran que un colchón debería de poseer las siguientes características:

Firme: Un colchón adecuado debe de ser firme para conseguir así que la columna mantenga una postura natural durante el tiempo de descanso.

Homogéneo: La totalidad del cuerpo debe de estar apoyado de manera homogénea en el colchón.

Adaptable: Cada cuerpo es diferente, con diferentes pesos y diferentes curvas, y el colchón ideal debería de ser capaz de adaptarse a esta circunstancia.

No obstante, hay que matizar que un colchón no debe de ser, ni excesivamente firme, ni excesivamente blando, ya que, un colchón con una firmeza excesiva provocaría una tensión continua en la espalda, mientras que un déficit de firmeza ocasionaría un exceso de tensión de los músculos del cuerpo, que se verían obligados a sostener la columna, ya que el colchón no lo estaría haciendo. Es aconsejable, por tanto, la firmeza adecuada, ni mucha ni poca.

Por otro lado, es importante que el colchón sea más duro en aquellas zonas en las que descansarán las zonas menos pesadas del cuerpo, y más blando en aquellas otras zonas en las que descansarán las zonas más pesadas.

En otro orden de cosas, y aunque lo ideal sería que el colchón fuera lo más grande posible, los expertos del descanso aseguran que el colchón ideal debería de tener, al menos, unas dimensiones muy similares a las siguientes:

Ancho: 105 cm para camas individuales 150-200 cm para camas de matrimonio

Largo: 10 cm más que la altura de la persona que lo utilizará.